Curetaje

Existe cierta confusión sobre las diferencias entre una limpieza normal y un curetaje.

En la limpieza ordinaria lo que se hace básicamente es eliminar el sarro de la superficie del diente. En el caso de un curetaje se profundiza mucho más, llegando hasta el fondo de las bolsas periodontales contaminadas y eliminando los depósitos de sarro que se forman por debajo de la línea de las encías.

¿Qué puedo esperar tras someterme a un curetaje?

Las molestias pueden variar tras un curetaje, es de esperar que cuanto más profundas sean las bolsas periodontales más dolorida y sensible quedará la zona. Los dientes pueden volverse más sensibles a los cambios de temperatura y ocasionalmente puede producirse algo de sangrado.

Medicamentos como un desinflamatorio van muy bien para aliviar las molestias pero el dentista puede recetarle calmantes más potentes si lo estima necesario. El cepillado y la utilización de la seda dental se deben hacer de manera más suave para evitar dañar las zonas más doloridas. Es posible que tenga que hacer uso de un cepillo especial ultrasuave (sólo durante el tiempo que le indique su dentista). Su dentista o higienista dental puede recomendarle el uso de colutorios.