¿Qué son las coronas?

Las coronas dentales son conocidas también como fundas., Dependen del material con el que hayan sido fabricados. Las coronas dentales pueden colocarse sobre la raíz de un diente natural si es que se conserva o sobre un implante dental cuando la pérdida del diente ha sido total. La corona dental sirve para recuperar tanto la utilidad del diente como su estética.

Tipos de coronas dentales

Coronas dentales de porcelana sin metal: El único inconveniente de este tipo de coronas es que no son muy resistentes. Su principal ventaja es que se adaptan muy bien al color natural del diente. Por este motivo son utilizados para reemplazar los dientes más visibles y con los que menos se mastica. Son perfectos para las personas que son alérgicas al metal. Se están logrando muchos avances para prolongar su duración.

Coronas de metal porcelana

Este tipo de coronas dentales intenta aunar las ventajas de los anteriores tipos de coronas. Combina la resistencia y dureza del metal junto a la estética de la porcelana. Es una solución perfecta para sustituir cualquier tipo de diente sin tener que tener en cuenta su posición en la boca o el uso que se le da. La parte metálica queda en la parte inferior y sobre ella se coloca la porcelana.

Coronas de circonio

Se trata de un material de color blanco que confiere un resultado más natural permitiendo un mejor paso de la luz a través del diente. Tienen un resultado estupendo, además son más ligeras y resistentes que las de metal-porcelana y porcelana 100%. Tienen una superficie lisa que favorece la estética limitando la adhesión de bacterias. A la hora de comer alimentos calientes o fríos, las coronas de zirconio permiten que no tengamos sensaciones desagradables por la temperatura.